25 de mayo de 2018

Al llegar la medianoche de Amanda Quick


Sinopsis:                                                                                     Londres, época victoriana. El asesinato de una médium y la desaparición de un diario provocan que los pecados cometidos en el pasado por el acaudalado londinense Adam Adam Hardesty puedan ser desvelados. Si Adam no descubre quién le está haciendo chantaje, sus secretos serán revelados y su vida correrá peligro. Pero en esa búsqueda desesperada coincidirá con la novelista Caroline Fordyce, quien estuvo en la última sesión de la médium. Caroline verá en Adam a un villano – más que a un héroe –, pero la atracción que sentirán el uno por el otro y el deseo de esclarecer los hechos los unirá en una aventura por los bajos fondos de la ciudad Juntos se introducirán en un submundo de asesinos, confabuladores e ilusionistas. Y a medida que el misterio se haga más profundo, Adam y Caroline no solamente deberán velar por sus secretos, sino también proteger su integridad.

Opinión personal

Pues llegamos al cuarto mes del Reto Rita 2.0 y le ha tocado el turno a Amanda Quick, seúdonimo de Jayne Ann Castle Krentz, si queréis saber un poco más de la autora, en este link  en el blog A la cama con un libro, os explican más cosas sobre ella.
No es la primera novela que leo de ella, y aprovechando su reedición en formato bolsillo, me he decantado por este título de esta autora que es verdaderamente prolífera. Es de las de siempre, aunque solo la he leído bajo este seudónimo, será que suspense y regencia son dos palabras que me encantan como quedan juntas y lo que pueden esconder.
Mi problema con esta escritora es que me da la sensación de que leído uno, leídos todos, y es que es tan repetitiva en cuanto a los romances que incluye en sus historias, que la sigo leyendo tan solo por el suspense.
De todas formas, en mi opinión, la sinopsis dramatiza demasiado.

De nuevo tenemos dos personas que pese a que no pertenecen a los mismos círculos sociales se unen para desenmascarar un crimen. Ambos tienen sus propios motivos, pero desde el primer momento se sienten fuertemente atraídos.

Caroline Fordycen es una falsa viuda − aquí reincide con este tipo de personaje, podría pensarse que con la excusa de poder incorporar escenas sexuales de forma más fácil, pero no, al final es otra la escena que suele repetirse  pero no os preocupéis, que aquí no pasa nada − Mujer inteligente y decidida, de independencia económica y belleza singular. Sigue y cumple con todos los requisitos de la protagonista estereotipo de esta autora.
Si podemos ponerle un toque de humor apetecible es el hecho de que la protagonista haga un guiño de la propia autora y se dedique a publicar novelas por entregas en un diario.

Adam es un personaje un poco más misteriosos, en cuanto a que su pasado y protegerlo es su principal motivo para encontrar al asesino. Pero, al igual que ella, no deja de ser un estereotipo total de esta autora. Independiente, rico, hábil y ágil con las armas, y, sobre todo, un poder de deducción que ya querrían muchos inspectores de Scotland Yard.
En realidad, cuando has leído unos cuantos libros de Amanda Quick, te quedan pocas cosas nuevas que decir sobre sus personajes. Siempre lo digo, esta escritora, como muchas otras, tiene una fórmula que repite porque supongo que le funciona. Pero llega un punto que incluso repite las mismas escenas, y a mí, es algo que ya me parece desfachatez y me hace sentir un poco ultrajada  como lectora. (por ejemplo, cierta escena con un escritorio).

A mí sus romances no me gustan. Los encuentro frívolos y superficiales. Lo sé, cosas mías, pero siempre tienen a minimizar el impacto de condición de doncella de la protagonista, y no me malinterpretéis, no es algo que me disguste, pero sí que me parece poco ambientado la poca repercusión que tiene en la pareja, aunque claro está, el protagonista siempre cumple con el deber de hombre (¿se puede ver el doble rasero?)

Por lo demás, es una pareja que se siente atraída físicamente muy rápido, pero que no me transmite nada, sus escenas me resultan frías y siempre me queda la sensación de que están como metidas con calzador, como si la autora disfrutara realmente del misterio que está escribiendo pero «tuviera» que meter romance en la historia. Me faltan buenos diálogos, me falta chispa y me falta, incluso, pasión. Todo es como un manual bien escrito, pero tan desolador para una lectora de romántica.

El misterio, por el contrario, me ha gustado bastante. En esta época el tema del más allá y todo lo espiritual y paranormal tenía mucha importancia y la autora lo aprovecha de forma muy correcta. Quizás le falta un punto más oscuro, pero en general, la autora desarrolla el tema de forma coherente y lineal, dejándolo todo bien cerrado. Deja caer las pistas en el momento apropiado para que, como lector, puedas ir haciendo tus propias conjeturas y así, al final, no resulte todo como el conejo que sale del sombrero de copa. Me ha gustado, la tela que crea y cómo al final queda en su sitio.

En definitiva, «Al llegar la medianoche» es una novela entretenida, muy enfocada a las amantes incondicionales de Amanda Quick, si buscáis un suspense que tampoco os provoque grandes sobresaltos, esta novela cumple todos los requisitos. No guarda grandes sorpresas pero son historias muy correctas.
Por mi parte admito que tengo que espaciar mucho más estas lecturas, al final, acabo en un bucle y preguntándome si he leído ya esta historia o no.

Si os gusta el suspense regencil, no es una mala opción. Aunque tampoco me ha parecido de las mejores de Amanda Quick

Datos de interés: Ficha de la autora - Ficha de la novela - Web de la autora
Pepa

21 de mayo de 2018

Series: Fringe



Argumento



La sinopsis de la serie se trata de una unidad del FBI, liderada por Philip Broyles, la división Fringe,  que investiga casos extraños y inexplicables. Junto con Olivia Dunham, estará Walter Bishop, un científico brillante, pero que ha estado unos 17 años encerrado en un psiquiátrico, y su hijo, Peter Bishop, al cual Olivia contacta para sacar a Walter del psiquiátrico y tenerlo “controlado” gracias a la afición de Walter por las drogas. Juntos investigaran todo tipo de sucesos extraordinarios.




Opinión personal

Otro entretenimiento que me deja hasta altas horas de la noche despierta son las series, a cual más variopinta, puedo viajar en el tiempo con Outlander, inspeccionar algunos de los tatuajes de Blindspot, viajar a los “infiernos” para ver a Lucifer, estar en primera fila en una operación con The Good Doctor…y algunas más que se me queda en el tintero, pero especialmente esta que les traigo Fringe.

La blogosfera no solo me ha servido para anotarme libros en esa gigantesca lista de deseos, gracias a ella, especialmente a los blogs de Esther Rumbo a lo desconocido y Mary-chan Series Planet (desde aquí les animo a que le hagáis una visita), también me han dado a conocer nuevas series, concretamente esta.

En la entrada que Mary la citó, ya me sedujo al nombrar que había elementos en común con expediente x, pero lo principal, que tenía final, cinco temporadas, ( la hubiera renovado por una decena más si pudiera) ya que hay algunas que se me hacen cansina de tanto como las alargan, no sucedió esto con Fringe.

Fringe me dejó bloqueo seriéfilo , sí, sí, como leen…pasó mucho tiempo antes de que otra me enganchara delante del tv….una serie que no conocía de absolutamente nada, y con un principio verdaderamente impactante, me absorbió durante algunas semanas..ratito que tuviera, ratito que me decía “¡¡venga, otro capítulo más!!”. Apenas me duró dos meses ver las cinco temporadas, de 23 episodios cada una, no siendo la última que consta de 13, así que imagínense.

En el guion están presentes el humor, la acción, la emoción, el drama, el misterio, el amor, son los elementos claves de esta serie. Otro componente importante de ella es que también se podría considerar la posible existencia de otras dimensiones, la ciencia ficción, los hechos paranormales. 

 Cada capítulo tendrá un caso aislado, cada temporada presenta una nueva línea argumental, un nuevo villano, por así decirlo, pero que todos se unirían para una explicación más coherente, más en el que las paradojas, y la  ciencia científica son las impulsoras, y no los alienígenas con los que tenían trato Mulder y Scully.

Como veis no podría decir nada negativo ni del guión, mucho menos de la producción, pero destacaría sobre todo a los personajes, personajes que traspasaron la pantalla, que crearon empatía con el espectador:

El doctor Bishop, el brillante y excéntrico científico, el que me despertó ternura, el que me hizo reír….el que me aficionó a los regalices rojos.
Olivia Dunham, particularmente me pareció un personaje frío, pero según iban pasando los capítulos, el control que tenía sobre sus emociones lo dejaba caer, y descubríamos una protagonista más sensible y cercana.
Peter Bishop cada giro que nos daba cada temporada, más atractivo me parecía su personaje. Preocupado, familiar, y sobre todo con capacidad de sacrificio.

No me podría olvidar de Astrid, de Phillip Broyles, o de Nina Sharp. Secundarios de lujo, lo mismo que algunos de los antagonistas

Tal como visteis, puse un componente, el amor, y sí, entre Olivia y Peter, lo viviremos. Se tejió sin prisa, natural, no se introdujo para relleno o añadir drama a la historia. Por sus momentos de altos y bajos, por como creció y evoluciono, me gustó esta relación.


Sin embargo dejando todos estos elementos detrás, Fringe es sin duda una oda a la relación padre e hijo. 
 De lo que puede hacer un padre por un hijo, de separaciones, de reencuentros, de sacrificio, de AMOR INCONDICIONAL.






“You are my very favourite thing” (Eres mi cosa favorita) de Walter Bishop y yo lo puedo decir alto y claro de esta serie…el amor, los regalices ojos, siempre estarán entre mis favoritos.


Datos de interés
*Ficha técnica - *Reparto - *Temporadas -*Trailer - *Web oficial